Monday, October 09, 2006

Pequeño homenaje a Pizarnik



"Y aún me atrevo a amar
el sonido de la luz en una hora muerta,
el color del tiempo en un muro abandonado.
En mi mirada lo he perdido todo.
Es tan lejos pedir. Tan cerca saber que no hay".
(Alejandra PIZARNIK)


Su marido era alemán. Parecía serio, aburrido y disciplinado pero ostentaba un cargo de una cierta importancia. Ella era española. Muy alegre, habladora y a veces un poco alocada, como en permanente huída hacia adelante. No tenían hijos, vivían en un país extraño, ella se aburría solemnemente. Al atardecer, siempre que podía, se evadía del tedio marital acudiendo a los bares que solíamos frecuentar los miembros de la comunidad de habla hispana. En cada encuentro con nosotros mostraba los mismos gestos jasídicos de alegría.

Se contaba de ella una divertida anécdota. En el transcurso de un viaje que realizó a Colombia tomaría ciertas sustancias que le provocarían un delirio transitorio y acudió a una comisaría de policía para denunciar que la estaban persiguiendo.
-¿Quién la persigue, señora? -preguntó el policía.
-Sendero Luminoso!!
-Pero señora si Sendero Luminoso está en Perú...

Por eso me sorprendió que en cierta ocasión esta mujer nos invitara a una exposición de fotografías que había realizado de una representación teatral de un grupo colombiano en la que además se iba a glosar la figura de la poeta y dramaturga argentina Alejandra Pizarnik. Con la misma aprensión que había acudido meses antes a la exposición de pintura de A. me dirigí a la cita en el café-librería de la praguense calle Mánesova. Las fotografías estarían a la venta y sería gentil por mi parte adquirir alguna pero... no me interesaba el teatro, prefería pinturas antiguas que tanto abundaban en los anticuarios de la ciudad aunque tuviesen escaso valor a fotografías contemporáneas.

Una treintena de invitados conversábamos en la pequeña cafetería del sótano con los muros tapizados de extrañas imágenes fotográficas cuando de repente se abrió paso Abel Posse, a la sazón embajador de Argentina. Probablemente su presencia no fue anunciada de antemano por la duda de si encontraría un hueco en su agenda o no, pero finalmente vino y durante un buen rato nos habló de la vida y la obra de Alejandra Pizarnik, a quien probablemente nadie de los presentes conocía salvo la organizadora. Fue un discurso brillantísimo, lo recuerdo como una lección magistral de un hombre que mostró una capacidad oratoria fuera de lo común. De regreso a casa pensé que el embajador había tenido un gesto muy grande hacia todos nosotros, de distintas nacionalidades, porque podía haberse limitado, ante un auditorio tan limitado y en un acto que iba a tener escasa trascendencia mediática, a una breve exposición que con poco esfuerzo ya hubiese complacido a todos. Y un gesto muy grande también al rescatar del olvido la figura de esta mujer frágil y sensible que fue Alejandra Pizarnik.

Tiempo después en la misma librería adquirí una obra de Pizarnik, aunque soy poco aficionado a la poesía los versos son breves y el lenguaje claro, resulta fácil de leer. Me digo que debería conseguir también alguna obra de Abel Posse, más teniendo en cuenta que cuando me decidí a comprar la fotografía de mi amiga que parecía gustarme un poco ésta ya había desaparecido del muro de la cafetería. En todo caso conservo esa obrita de la Pizarnik y me parece lo más adecuado: la velada se organizó para que conociéramos a esa señora, para que forme parte un poquito de nuestra memoria.

6 Comments:

Blogger Gabu said...

Una vez "Doña" Alejandra dijo:"La rebelión consiste en mirar una rosa hasta pulverizarse los ojos..." y,me pareció muy acertada al mirar tu foto y recordar sus textos...
Mil Besos!

1:37 pm  
Blogger Persio said...

trajiste a Pizarnik en el momento adecuado, es un martes gris en Madrid, estoy releyendo a Cortazar, en su faceta poetica en ese poema en el que le habla a alejandriat como su bicho y entre tanta historia y vivencia personal, la foto, las palabras de ella y la tuya me han colmado de lirica.
Saludos, y lo de la foto bueno, no se ahora me andan diciendo que estoy muy flaco asi q capaz q vuelva a la foto de fumado donde estaba tirado en el sofa de casa, je!

2:15 pm  
Blogger Sue said...

This comment has been removed by a blog administrator.

5:05 pm  
Anonymous Intrínseca said...

Pizarnik, ¡qué sorpresa!, yo tengo poco leyéndola, pero en sus letras me encuentro más con esa que soy yo, a estas fechas, un poco más callada, más oscura y más profunda también. Un gusto leer de ella en tu blog.

5:06 pm  
Blogger El Castor said...

GABU: pues fue casualidad poner la foto con las rosas pero celebro que te recordara los textos de esta mujer.

PERSIO: bueno mis palabras siempre están por debajo de las fotos y de las citas....

INTRI: creo que dice mucho en tu favor que leas a esta mujer porque en España creo que es muy poco conocida.

Un saludo a todos.

10:42 pm  
Blogger gatopedrense said...

comentario suprimido por el autor

5:15 pm  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home