Friday, December 05, 2008

(IV) - SAMUEL, EL HIJO EXTRAVIADO (ficción)



JIHLAVA (CHECOSLOVAQUIA) - 1944

La esposa y los hijos de Samuel Librman (había modificado al checo su apellido alemán) no conocían a nadie de la familia paterna ni habían visitado nunca Praga. Sólo muy raramente Samuel había hecho referencia a su infancia y juventud.

-"Yo era el menor y no me parecía a ninguno de mis tres hermanos, regordetes, de ojos oscuros y venenosos como las bayas de la hierba mora" -les había contado alguna vez a sus hijos cuando eran pequeños, como iniciando un cuento infantil.
La madre protestaba. Pasaba por alto que sus suegros hubiesen rechazado conocerla debido a su condición de gentil porque era tanta la felicidad que le proporcionaban Samuel y sus hijos que no cabía en ella ningún sentimiento de rencor. Pero era cierto que Samuel fue distinto en lo físico -era delgado, con cabello lacio color de lino y ojos azulados- y además en temperamento pues era independiente y pendenciero a diferencia de sus hermanos, siempre tranquilos y obedientes. Avigdor y Jana Liebermann vieron con incredulidad a ese niño distinto que crecía, pero estaban tan ocupados y les parecía tan gracioso que le consintieron mucho más que a los demás. Cuando Avigdor se preocupó y quiso reaccionar ya resultó tarde: los tres varones fueron movilizados. Samuel tuvo un destino apacible pero algo alejado, en la meseta entre Bohemia y Moravia, donde se dedicó a cortejar a las muchachas.

Una joven de la aldea de Plandry quedó prendada de Samuel. En sus horas libres él abandonaba el cuartel, seguía el curso del Jihlava, atravesaba un pequeño bosque y en apenas media hora alcanzaba la aldea. Le gustaba estar a su lado por su eterna sonrisa y su frescura, por su largo cabello dorado y alborotado, y por su vestido de seda de color de alhucema. Terminada la tragedia bélica, él adoptó el cristianismo y la esposó. Apenas tenían veinte años.
- ¿Porqué te casaste? -le preguntó en alguna ocasión su hija Helena.
- Porque me enamoré.
- ¿Porqué la gente se enamora?.
- Porque es viernes u otro día cualquiera, porque hace frío o calor, porque sueñas o permaneces alerta, porque lo deseas o no... Es algo que simplemente ocurre.

Los pocos vecinos de la aldea tenían lazos familiares entre sí y solían ayudarse mutuamente. Las casas eran espaciosas, de dos plantas, con un amplio jardín utilizado como huerto. Los hombres se ocupaban de los campos de cereales y, en su momento, de la caza del venado; las mujeres de los animales de corral y del huerto. Muy pronto en Jihlava requirieron obreros para trabajar en las fábricas y Samuel junto a la mayoría de hombres de Plandry adoptó un nuevo empleo. Samuel y Zófie, entre 1921 y 1925, tuvieron cuatro hijos: Jan, Petr, Pavel y Helena.

Años más tarde la guerra de nuevo se extendió por Europa como un brote de lepra. Ellos eran cristianos si bien Samuel era converso, condición ésta apenas conocida en el reducido entorno familiar. Era muy querido en Plandry y por los compañeros de trabajo, en la ciudad. Pero las noticias que llegaban a diario resultaban cada vez más inquietantes, afectando no sólo a judíos sino a cualquiera emparentado con alguno de ellos. Durante el verano de 1944 se comentó mucho en Jihlava la detención y deportación de Jára Pospísil, el célebre tenor nacido en la ciudad. Entonces pensó Samuel que había llegado el momento de llevar a cabo el plan que había ido tejiendo en su cabeza durante los últimos años y que había ido aplazando una y otra vez. Debía poner a salvo a sus hijos.

9 Comments:

Blogger Carlos Paredes Leví said...

Siempre he pensado que los genes recuerdan otras épocas y por alguna demencial carambola mental, me vino a la mente cierto párrafo de un libro del argentino Marcelo Birmajer:

"Ahora todo el mundo regresaba al judaísmo: los renegados, los comunistas que habían odiado a Israel durante toda su vida, los ateos militantes que se burlaban de sus abuelos. Todos querían ser judíos nuevamente. Pero nadie quería pagar la entrada; por el contrario: esperaban sacar algún rédito del reencuentro con sus orígenes".

Un saludo, caballero.

PD: al final, ud. va a terminar convirtiéndose en un escritor judío...

5:24 pm  
Blogger El Castor said...

¿Se refiere Birmajer a lo que ocurrió en Argentina cuando la crisis?.
De momento, soy escritor jodido jaja
Saludos, caballero.

5:43 pm  
Blogger Carlos Paredes Leví said...

No, Birmajer escribió eso en un cuento titulado "El funeral".
A ud. seguro que le gustarían los cuentos de mi paisano....
Un saludo, caballero.

8:10 pm  
Blogger Carlos Paredes Leví said...

Felices Fiestas, caballero. A ver si el 2009, aparte de otorgarle cosas buenas, le concede un mayor ánimo para sentarse a escribir.

Saludos.

12:34 am  
Blogger olhodopombo said...

This comment has been removed by the author.

1:51 pm  
Blogger olhodopombo said...

fiquei curiosa de ler o restante da historia!

2:19 pm  
Blogger Pradero said...

Felicidades, Castor!

Recibe un fuerte abrazo de tu amigo el argentino católico practicante.
;)

6:50 pm  
Blogger El Castor said...

A ver si es verdad, caballero.

Olho: sí, debería continuar sin más demora. Obrigado.

Juampa: amén.

Feliz año a todos.

9:15 pm  
Blogger olhodopombo said...

estoy a esperar lo gran finale
de la historia...

10:34 pm  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home