Thursday, November 27, 2008

(I) - EL VIOLINISTA (ficción)



"El ángel de Hashem acampa alrededor de los que le temen y los defiende". (Menajot 43b)

PRAGA, 1938

El señor Liebermann se excusó ante sus compañeros de cuarteto dando por finalizado el ensayo. Colocó con delicadeza su violín en el estuche y salió en dirección al puente de Carlos. Enfundado en un abrigo negro, con la cabeza cubierta por un sombrero de fieltro también negro, era una sombra solitaria que aceleraba sobre la nieve, jalonada por las oscuras estatuas del puente, familiares y ajenas a la vez.

En el amplio apartamento, con vistas sobre el viejo cementerio donde reposaba el rabbi Löw, aguardaban su esposa Jana y tres de sus cuatro hijos. Los dos varones conversaban en el salón sobre las terribles leyes de Nuremberg junto a una bella estufa de mayólica. Cuando llegó, la esposa y su hija Hanna empezaron a servir la cena. Una majestuosa menorah dorada se alzaba en el mueble principal del comedor.

Como solía suceder cada año, tras la estancia de los padres en el balneario de Letiny, reunían en la casa a sus hijos Ariel y Salomon. Hanna permanecía soltera y convivía con ellos. Ese día todos esperaban con curiosidad noticias sobre Samuel, el hijo menor, quién deciocho años atrás había esposado a una gentil y el padre, devoto de la Torá, había desheredado. Vivía en algún lugar de la Meseta y sólo obtenían noticias sobre él en el balneario. Se las proporcionaba una vieja farmacéutica de Jihlava, la señora Destínová, que acudía cada noviembre a Letiny a reponerse de su asma y otros males.

- La señora Destínová está muy delicada -afirmó con cierta solemnidad el señor Liebermann-. Después de cenar haremos unos tefilot para su refuah chelemah.
- Emma bat Rebecca- añadió la madre anticipándose a Ariel que se había apresurado a sacar de su bolsillo un pedacito de papel y una pluma para escribir los nombres de pila de la enferma y la madre de ésta. Había que citar los nombres varios días, hasta su restablecimiento.
- Podéis leer el tehilim veinte- sugirió el padre con voz muy suave.

Tras unos minutos Salomon rompió el silencio.
- ¿Y Samuel?.
El padre se acomodó las gafas y movió los labios hacia la punta de la nariz.
- Sigue bien. Sus cuatro hijos ya son adolescentes.
- La menor, la niña, tendrá trece años -corrigió la madre-. Dijo la señora Destinová que es muy hermosa, con el pelo dorado y los ojos azules.
Se le nubló la vista.
- Me gustaría al menos conocerlos -balbuceó-. Ir a esa aldea, Plandry, o escribirles, no sé. Sea como sea suplico a diario al Misericordioso para que les provea cada día en sus necesidades.
- Al parecer nadie sabe allí que es judío -afirmó el padre a modo de reproche, clavando la mirada a sus dos hijos varones-. Oculta sus orígenes, su identidad, su pertenencia al pueblo elegido. Como si su vida hubiese empezado cuando conoció a esa gentil.
- Padre, no debéis preocuparos. Nos habéis transmitido unos valores eternos que a su vez transmitimos a nuestros hijos y que recibísteis de vuestros antepasados. Sólo Hashem sabe porque Samuel se ha extraviado -añadió Ariel.
- Siempre se lo digo a vuestra madre. Hashem nos proporciona salud, un negocio próspero que nos ha permitido criaros y educaros. A muchos otros, y somos más de cien mil judíos en Praga, no les da tanto o incluso muy poco. Y cuántos perdieron a sus hijos en la guerra. Puedo aceptar que me diera un hijo rebelde, sólo El sabe la razón y no podemos pretenderlo todo -sentenció el padre.

Tras la cena oraron por la señora Destinová. El padre leyó el tehilim veinte y concluyó con un amen ken yehi ratson.

Sentados los hombres en el salón junto a la estufa de mayólica Salomon se refirió a los tiempos inciertos que se avecinaban y que eran conversación habitual en los cafés praguenses.
- Desde hace tres años los judíos alemanes son ciudadanos de segunda clase. No sabemos lo que puede suceder aquí. Mi esposa y yo pensamos en Haïm que sólo tiene tres años. Está incluso dispuesta a irse a América si la situación degenera.
El padre protestó.
- Con los tefilín anudamos nuestra mano izquierda con Hashem mostrando que tenemos total fe y confianza en El. Ponemos nuestro destino en sus manos, entregándonos a su voluntad.
Acto seguido repitió alzando ligeramente la voz.
- Nuestro destino está en sus manos.


PRAGA, 1942

Tras tres años de terror y de terribles limitaciones Avigdor Liebermann, anticuario, violinista y hombre de profunda fe, su esposa Jana, su hija Hanna, sus hijos Ariel y Salomon, sus nueras Ilana y Leah y sus nietos Alon y Gal fueron deportados a Terezín y posteriormente a Auschwitz. Murieron en ese siniestro lugar "donde no se podía tocar el violín. Allí se rompían las cuerdas de todos los violines del mundo".

Haïm, de seis años, hijo de Salomon, fue confiado al doctor Bures director del Balneario de Letiny, cerca de Pilsen, meses antes de la deportación. También evitaron la deportación Samuel, el hijo extraviado, y sus cuatro hijos.

7 Comments:

Blogger Alfredo said...

Moraleja: Nadie debería confiar su suerte a cosas etéreas como ángeles.

4:52 am  
Blogger El Castor said...

O si se cree en el ángel de la guarda hacerlo como doña Esperanza, que te pille la segunda ensalada de tiros besando el suelo de Barajas.

2:04 pm  
Blogger Juan Pablo said...

Wow, voy a por la segunda parte. Espero que levante un poco porque ésta esta bastante flojita...

:P

7:01 pm  
Blogger Carlos Paredes Leví said...

Me vino a la mente el "Diario de la guerra" (1941-1942), del adolescente checo Peter Ginz. Después, me sacudió una frase leída hace mucho tiempo por un judío: "Hitler fue un profeta; cumplió todas las promesas que hizo al pueblo judío".
En Auschwitz y otros campos de exterminio, sólo había un ángel, el de la muerte, el siniestro Malaj-a-Mavet.

Un magnífico texto, Caballero.

7:28 pm  
Anonymous MAITE said...

simplemente , ADELANTE TU PUEDES.

10:16 pm  
Blogger olhodopombo said...

quem pode julgar a fe destes judeus?

2:00 pm  
Anonymous ana maria parente said...

Debo señalarteun error el nazismo ataca a judios dentro de la religiòn o dentro de su raza(si son ateos o agnosticos)y a los que son hijos de catòlicos protestantes hinduistas etc etc
Se persigue dentro de la doctrina nazi o de predominio de la raza aria a la raza en si considerada inferior o aza semìtica.
Algo querìa decirte con respecto a los magyares o raza extraña dentro de europea
Si viviese mi padre,lástima nunca escribiò sobre esto, él sabìa todos los meollos de la persecuciòn.
Otra derivado tremendo del nazismo eran los proyectos de anexiòn de todo territorio de colonizaciòn alemana en el mundo ,en caso de triunfar el III Reich.

.

12:18 am  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home