Wednesday, March 14, 2007

El Castor se oxida


"El arte sólo puede cumplirse renegando de la vida" (SIMONE DE BEAUVOIR)

Mi relación con el cine es ambivalente: no es una afición aunque reconozco que me ha dado algunas satisfacciones. Algunas películas me dejaron huella como "La caja de música" o, en su momento, "La muerte en Venecia", pero no sé porqué me vienen ahora a la memoria precisamente estas dos. Quizá por las imágenes de ciudades melancólicas, los virus de la peste y de la guerra, la música de violines y la de Mahler. Hay más, claro, pero tampoco se me ocurren ahora. Hará cinco años que por última vez me dejé arrastrar hasta la butaca de un cine: aparecía un viejo Sean Connery en una plúmbea historia ambientada en Escocia, no recuerdo más.

Pocas veces he ido al teatro. La última vez fue en la Laterna Magika de Praga, para dejar de improvisar ante la pregunta habitual de mis visitantes sobre ese conocido espectáculo que resultó muy innovador en su momento. Me dormía en la oscuridad, huí en cuanto pude. Está superado, pasado de moda, les decía a partir de entonces.

Me gustó mucho un recital de Kiri Te Kanawa en Valencia, en cambio una ópera entera me resulta muy pesada. He ido muy pocas veces, hace ya mucho tiempo y es improbable que regrese.

Oigo música moderna en algún bar, así por azar y no me disgusta, pero desconozco los nombres de los grupos o solistas, sean nacionales o foráneos. No tengo ni idea, ni los de ahora ni los de veinte años atrás.

He tenido que leer muchas veces el nombre de Harry Potter o el del Señor de los Anillos. Me huele a exitosa literatura de ciencia ficción llevada al cine pero nada más. Creo que Harry Potter es el personaje y no el autor, el tal Señor de los Anillos quizá tenga que ver con ellos. La verdad es que no lo sé, si he acertado algo será por algún titular de prensa que leí distraídamente. No me interesa ningún mundo fantástico aun reconociendo el mérito que concedo al uso de la imaginación.

Decía Beauvoir que cuando uno vive encerrado en sí mismo la inteligencia se oxida, los intereses se reducen. Lo tengo muy presente. Me digo que cuando uno es joven debe estar abierto a todo tipo de conocimiento, mostrar interés por todo. En cambio en la madurez se elige, se selecciona, se sabe mejor lo que uno quiere y lo que no. Pero no sé si eso es una excusa que me doy a mí mismo. Tengo algunos proyectos de viajes, sigo el fútbol, está el jardín, me siento a gusto en la casa con las paredes tapizadas de recuerdos... Bueno, no parece mucho. Me temo que he envejecido prematuramente y seguramente la solución no está en la crema para arrugas incipientes que tanto parece preocuparme. O esa preocupación banal de hecho confirma la triste realidad.

15 Comments:

Blogger Joel Langarika said...

regresando su visita estimado castor. Un placer leer sus disertaciones. un abrazo desde mis mares. Joel

12:29 am  
Blogger Roselio Camacho said...

Encantado de estar aqui
y dejar mis huellas.
Con sabor a merenguez.

3:59 am  
Anonymous Juan Pablo said...

Para serte sincero es una revelación un poco triste.
Sin embargo pienso que estas actividades aspiran finalmente al completamiento de la felicidad. Sí. En menor o mayor medida las expresiones artísticas van decorando nuestro interior. Por ejemplo, cuando veo música en vivo, siento que el corazón me estalla, estoy feliz aunque no sea mi grupo preferido. Sencillamente me he dado cuenta de que "ése arte" me revoluciona.
A lo que voy es que hay que esforzarse por detectar las opciones que mas nos gratifican y hacer en ellas hincapié. Seguir explorando en forma desprejuiciada, porque a menudo en lo insospechado se encuentra la pócima mágica que disimula las arrugas del alma.
Animo Castor.
Un abrazo

12:27 pm  
Blogger Javier Luján said...

Lo importante es ser uno mismo, Castor, sin importarnos lo que piensen los demás. Yo también soy feliz en mi mundo hermético, y sobre todo, me encuentro tranquilo.
Un saludo.

2:37 pm  
Blogger El Castor said...

Joel, placer compartido.

Roselio, bienvenido. Seguiré tus huellas, Dominicana me atrae.

Saludos a ambos.

2:41 pm  
Blogger El Castor said...

Juanpa, hay intereses y hay pasiones.

Yo debería recuperar una cierta energía, conseguir que mis intereses me estimulen un poco más y en este sentido te agradezco tus palabras. Eso sí, un poco más de energía.

¿De verdad te estalla el corazón viendo a cuatro peludos tocar la guitarra? Jeje Está bien, no digo que esté mal ¿eh? Sin emociones qué sería de nuestra vida pero yo no me imagino, oh no, yo no.

Gracias, capo, por tus palabras.

2:54 pm  
Blogger El Castor said...

Capitán, estoy completamente de acuerdo con lo que dices. No es un buen post, muy confuso. He hablado de intereses que no tengo y que no echo de menos para llegar a la conclusión de que debería evitar que mis escasos intereses se oxiden. Es confuso, ya ves.
Saludos.

3:58 pm  
Blogger Carlos Paredes Levi said...

Eres un individuo introspectivo, con lo cual, lo externo en pequeñas dosis y sólo meritorio cuando te aporten emociones imperecederas, en modo de otorgarte una experiencia más intensa de la vida. Lo demás, son tiempos muertos.
Igual de confuso que tu post.
Un saludo.

4:07 pm  
Blogger El Castor said...

Carlos, tus observaciones son correctas, como ya sabes.
Las circunstancias no ayudan pues estoy en un pueblo muy pequeño, eso reduce mucho las posibilidades de interactuar.
Saludos.

11:24 am  
Blogger Carlos Paredes Levi said...

A ti lo que te ocurre, Castor; es que eres maduro, por eso en vez de buscar fuera, dejas hablar a tu vida íntima.

1:23 pm  
Blogger pietrapómez said...

También ocurre que en momentos asténicos, sólo de pensar en ponerte en marcha para hacer algo (aunque sea abrir un libro o escuchar un disco) se hace muy cuesta arriba.

2:17 pm  
Blogger El Castor said...

Eso mismo, entre los dos lo habéis dicho: un maduro neurasténico.
jajaja
Saludos.

3:20 pm  
Blogger WALDE said...

Mr Castor recuerde que envejecer es una decisión personal. Siga probando y verá como se recupera de esos sentimientos...
Un abrazo grande

1:12 am  
Blogger Carlos Paredes Levi said...

Tu, en todo caso, querido Castor, serías como Pessoa:

histeroneurastéCnico

12:21 pm  
Blogger El Castor said...

Ok, Walde, seguiré probando cremas antiarrugas...

Carlos, gracias por incluir la histeria en el diagnóstico. Sólo me queda por pedirle a Juanpa que me acoja -y me psicoanalice, claro- en su diván............

2:22 pm  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home