Sunday, March 04, 2007

Cuestión de honor


La familia Lanzmann tuvo que ocultarse durante la ocupación de Francia. En la región de Burdeos Maurice Papon, mano derecha del prefecto, organiza el arresto y la deportación de judíos hacia el campo de Drancy.

En 1961 Maurice Papon, que ha conseguido ocultar su pasado, recibe la Legión de Honor concedida por De Gaulle en reconocimiento a sus servicios al estado como alto funcionario. Papon no tarda en agradecérselo: ese mismo año dirige en París la represión contra manifestantes anticolonialistas que provoca la muerte de varios civiles argelinos. Por su parte, Claude Lanzmann es inculpado, junto a Sartre y Beauvoir entre otros, por haber firmado un célebre manifiesto contra la Guerra de Argelia.

A su vejez, en febrero de 2006, Claude Lanzmann recibe la Legión de Honor por su larga trayectoria de joven resistente, agitador intelectual y sobre todo por su obra más emblemática como cineasta: Shoah. Un documental de más de nueve horas de duración. Ese mismo mes Papon inicia el último año de su vida. Es toda una celebridad desde que su pasado fue puesto al descubierto y condenado por cómplice de crímenes contra la humanidad.

Dudoso honor compartir la más alta distinción de tu país con un criminal de tu propio pueblo. ¿Porqué Lanzmann no rechazó "esa condecoración desgraciada y roja como la vergüenza" como la definió Léo Ferré?. Su amigo Sartre lo había hecho, su amiga y temporal amante Simone de Beauvoir también. "Es una tradición republicana -sostiene Chirac-, no hay que darle una importancia particular o una razón moral". La rechazaron también Catherine Deneuve, Ravel y bastantes más. ¿Porqué no Lanzmann?.
¿No era una cuestión de honor?. Que a Papon al final se la retiraran ¿justifica que la aceptase?.

"Ha encontrado la luz y el consuelo en el ejemplo del Cristo condenado injustamente" afirmó durante el sepelio de Papon el representante del Episcopado francés, el padre blanco Michel Lelong, defensor en algún tiempo del escritor negacionista Garaudy. En el ataúd sus allegados le colocaron la célebre condecoración
pese a haberle sido retirada. "Fuera de la ley hasta en la tumba" sentenció el periódico Libération.

14 Comments:

Blogger Carlos Paredes Levi said...

Desconozco las razones que llevaron a Claude Lanzmann a rechazarla. El gran Elie Wiesel seguramente sí lo habría hecho, de la misma manera que cuando salió a relucir el pasado colaboracionista de su entonces amigos François Miterrand, se citó con él y tras una tensa conversación, no quiso volver a verlo nunca más.
Sobre Sartre y Beauvoir, bueno, no eran personas de una moral y una ética a imitar e incluso el primero, como la inmensa mayoría de sus paisanos, tuvo un comportamiento, vamos a ser suaves; de no indignación frente al ocupante (La Douce ocupation...).
En lo relativo a la mitificada Resistencia francesa, parece obviarse, a propósito, la aportación judía y española a la misma.
¿Charles De Gaulle? qué decir de un tipo que hizo la guerra desde Inglaterra...¡¡
¿La iglesia francesa? tuvo un comportamiento análogo al del resto de los franceses.
En definitiva, el país galo debería sentir vegüenza de su actuación en la Segunda Guerra Mundial pero lejos de eso (lo ha ocultado todo lo que ha podido) celebran, en una borrachera de chauvinismo (la puta Grandeur..) El Día de la Victoria. Cómo si hubieran ganado algo....
Curiosamente, son el país más antiamericano del continente. Acaso porque les recuerda su cobardía.
Un saludo.

10:10 pm  
Blogger LuisGui said...

Realmente, es poco lo que puedo agregar a la opinión de Carlos; toda moneda tiene su cara oculta. Deberíamos sopesar nuestras opiniones en un balanceado equilibrio. Pero... en un arrebato de exquisita banalidad debo referir que adoro tu fotografía de la Deneuve en "The hunger", una de mis películas favoritas.

3:53 pm  
Blogger Carlos Paredes Levi said...

Hubo algunos casos más en Francia con cierta analogía con el de Papon. Algunos de los cuales se resolvieron de feliz manera: a Bousquet le pegaron un tiro.

4:00 pm  
Blogger El Castor said...

Carlos, estaremos de acuerdo en que la actitud sin duda condenable durante la Ocupación fue la del colaboracionismo.

Respecto a la inmensa mayoría diría que se mantuvo de brazos cruzados. Por lo tanto es un ejercicio vano pretender individualizar, preguntarse qué hizo fulanito o qué hizo menganito. Está claro que nadie hizo nada y punto.

Pero ya que citas a Sartre te diré que fue movilizado, estuvo cerca del frente y fue hecho prisionero. O sea no hizo nada. Claro que resulta cómico pretender que una especie de okupa antisistema como era el Sartre de la época se jugase el pellejo mientras militares, políticos, burgueses, patriotas y el resto del país permanecía a la espera.

Sólo algunos miles asumieron ciertos riesgos en la mitificada Resistencia, como bien dices.

No sé si lo que ocurrió en Francia difiere mucho de lo sucedido en casi toda la Europa continental. Creo que la persecución antisemita
por parte de civiles en Polonia, Hungría y otros países no se dió en Francia al menos en tal intensidad.

Cordiales saludos, caballero.

10:21 pm  
Blogger El Castor said...

Luisgui, a mí también me encanta esa foto de la Deneuve. Saludos.

10:24 pm  
Blogger Carlos Paredes Levi said...

Sartre, en aquellos años escribió una odiosa pieza teatral.
Un saludo.
Hay un libro estupendo de Irene Némirovsky que se titula "Suite francesa". Altamente recomendable.

10:29 pm  
Blogger El Castor said...

Carlos, hay falsedades en "Une si douce occupation", obrita de un historiador desconocido. Basta con que tengas presente que Sartre poco antes de morir, en 1976, fue nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Jerusalén. El, que había rechazado premio Nobel y Legión de Honor, aceptó este doctorado. Su secretario entonces era Benny Levy y su única hija adoptiva, Arlette El-Kaïm, era judía.
Saludos.
Saludos.

12:01 am  
Blogger Carlos Paredes Levi said...

Sí, hay ciertos claroscuros en la relación de Sartre con el pueblo judío. Tengo que reconocerte que me encanta su obra y no lo tengo catalogado, a nivel personal, como un antisemita.
La verdad es que tu texto, muy bien escrito y descrito, toca una temática muy sensible para mí. Ante tal excitación no puedo ni ser objetivo ni razonar con plenitud de facultades (ten en cuenta que mi doble condición, de sefardí y Aries, me hacen un hombre impetuoso, aunque aparente lo contrario).
Recibe un cordial saludo y mis felicitaciones por la calidad de tu post.

12:29 am  
Blogger El Castor said...

Carlos, a mi parecer sólo merecen cierta consideración las críticas a Sartre sobre sus relaciones con la URSS y el comunismo. Aunque fue siempre un pensador independiente de izquierdas, o sea no militó en el PC ni en ningún partido, sí es cierto que una cierta simpatía tuvo hacia la URSS hasta 1968 cuando se produjo la invasión de Checoslovaquia que condenó sin reservas. ¿Una ruptura tardía?. Posiblemente. Pero siempre habría que situarse en el contexto de la época para opinar.
Sobre lo demás no hay reproches que hacer. Respecto al conflicto de Oriente Próximo mantuvo una exquisita -y obligada- equidistancia aunque siempre sostuvo el derecho del estado de Israel no sólo existir sino tb a defenderse. Y eso en el contexto de los años 70 y 80 cuando no sólo la izquierda sino que tb la derecha francesa no eran precisamente pro- israelíes.
Saludos.

3:18 pm  
Blogger pietrapomez said...

En la guerra civil española, el gobierno francés decidió hacer algo parecido con los refugiados españoles que cruzaban la frontera desde los montes de Cataluña. Los "recibían" en playas rodeadas de alambre de espino y allí los olvidaban (cuando no decidían empaquetarlos de vuelta a España y ponerlos en manos fascistas).
Interesante texto, Castor, a veces conviene recordar a Francia lo que hizo (y lo que hace, por cierto)

6:29 pm  
Blogger Carlos Paredes Levi said...

No voy a enjuiciar a Sartre sino tu texto que, sinceramente, me parece muy bueno.
Te reitero que no considero a Sartre en modo alguno antisemita, sino, en general, todo lo contrario, lo cual no le libra de algún pecadillo más o menos venial.
Un saludo.

6:50 pm  
Blogger El Castor said...

Pietra, agradezco tu comentario y te felicito por tu blog que voy a releer con más calma. También es verdad que muchos españoles encontraron trabajo
en una Francia democrática donde pudieron labrarse un porvenir y eso hay que valorarlo.

Carlos, estamos de acuerdo.

Saludos a ambos.

12:36 pm  
Blogger WALDE said...

No conocía el hecho.. creo que como tanto tiene que ver con la complejidad de cada persona particular...
Un abrazo grande.

1:10 am  
Blogger Carlos Paredes Levi said...

Discreto Castor; esperamos con mal disimulada ansia su próxima entrega...

4:11 pm  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home