Sunday, March 18, 2007

Amistad sin mañana


Desde los añorados tiempos de Praga y Budapest nos hemos visto muy poco. El huyó de la aldea en la que nació, un detalle que si puede lo oculta, y no puede creer que yo escogiera un pueblo para vivir. A diferencia de mí sigue recorriendo el mundo. Ha tenido el mérito de encontrar trabajos temporales que le permiten muchos viajes y más tiempo libre y además el de hacer amistades con casa donde instalarse los meses de ocio y así seguir viajando.

Hablé en mi primer post sobre su gusto por los lugares elegantes. En enero, en el post sobre algunos mitómanos, volví a hablar de L.A. Su mitomanía, dije, es inocua porque miente simplemente por vanidad. Cabe decir que resultaba muy agradable ir a cenar o a tomar una copa con él cuando aparecía por Centroeuropa. Su conversación solía ser muy agradable, hay intereses comunes, es una persona culta e irónica. Me encanta su feroz anticlericalismo, salpicado de chismes sarcásticos sobre la curia vaticana de la época en que vivió en Roma. Mantenemos contacto telefónico pero últimamente he recibido noticias suyas por e-mail, dos correos a múltiples destinatarios que él denomina multitudinarios y que, a mi parecer, delatan su particular sentido de la amistad.

El primer e-mail procede de Cuba. Dedica un párrafo a excusarse por el método utilizado de texto común para todos. Desde Cuba -dice- ya es un milagro poder enviar uno, lo hace desde la embajada donde tiene amigos pero no quiere abusar de su amabilidad. Menciona a otro amigo suyo, un periodista mexicano de un prestigioso periódico, que ha tenido problemas con su acreditación. El resto del texto lo escribiría a desgana, es insustancial, consideraciones negativas sobre la situación cubana que no aportan nada nuevo al conocimiento de los destinatarios. Represión, pobreza, prostitución: todo esto ya es bien sabido.

El segundo e-mail procede de México y es más sustancioso. Breve excusa por el método pero merece la pena porque esta vez su amigo es el célebre escritor colombiano Fernando Vallejo, del que fue huésped en una cena en su propia casa ubicada en tal zona. El resto del texto para recomendar que por favor leamos un artículo del escritor contra el rey Juan Carlos.

Busco en google sobre el tal Fernando Vallejo. Obtuvo un premio muy importante. Es provocador y demoledor. Leo sobre él, de boca de un profesor universitario: "soberbio, deja caer sus verdades individuales como pianos desde las ventanas". Y una cita propia: "la diferencia entre un hombre, un perro y una rata es muy poca". Otra sobre su propio país, Colombia: "es un país asesino, oportunista y traidor". Me digo que es suficiente para esta primera aproximación mía. Otro día más.

Me digo que L.A. ha encontrado un fácil sistema ideal para poner a buena parte de sus amistades (31 destinatarios en total) al corriente de sus importantísimas relaciones y actividades. Jodida vanidad empeñada en convertir a los amigos en admiradores.

En mi caso no es la vanidad de los otros lo que hiere la propia. No veo qué se puede envidiar, de hecho una personalidad así pone de relieve ciertas carencias. En realidad lo que me provoca desazón, lo que me rebela, es ese nuevo desencuentro. Otra amistad sin mañana. Eso sí me da pena.

18 Comments:

Blogger Carlos Paredes Levi said...

Un post muy interesante y que ahonda en mi atracción por datos biográficos, más o menos, de personajes anónimos. A colación de esto, me viene a la cabeza un libro: "Vidas de hombres no ilustres", del italiano Giuseppe Pontiggia, y una frase de mi admirado Elie Wiesel: "Si nuestros caminos se cruzaron, es porque nuestro encuentro encierra un significado que nos desafía o se nos escapa".
Sobre Fernando Vallejo; leí un par de títulos suyos como son "La vírgen de los sicarios" y "El desbarrancadero". Me gusta mucho. Con una prosa precisa, transmite su desencanto, su frustración, su pérdida de fe y su lucidez para darse cuenta de que el infierno está aquí y no bajo tierra.
Un saludo, Castor.

9:59 pm  
Blogger El Castor said...

Has puesto el listón de los comentarios tan alto que me temo que nadie se atreva a comentar nada más... Muy brillante, Carlos.

4:16 pm  
Blogger Carlos Paredes Levi said...

qué exagerado que eres....¡¡¡

4:20 pm  
Blogger El argonauta enmascarado said...

Seguramente todos llenamos nuestra memoria de "amistades sin mañana", pero creo que siguen alimentando nuestra percepción del significado de la amistad.
Los contenidos engendrados en los "presentes" de su concepción, llenan y fundamentan hoy -aunque sea desde el recuerdo y la añoranza- las interpretaciones más progresistas del mundo en que vivimos.

Saludos, castor.

9:36 pm  
Anonymous Juan Pablo said...

Y porqué suponías que nadie iba a comentar nada? o acaso la opinión es exclusiva para las mentes brillantes como la de nuestro amigo Carlos?
Castor, me ha humillado tu comentario, espero tu retractación. O tu confirmación.

10:21 pm  
Blogger El Castor said...

Argo, no he entendido nada del segundo párrafo, como si hubieses pasando volando por el listón...

10:44 pm  
Blogger El Castor said...

Juanpa, ves como haces trampa... no respondes al post. Pero no te sientas humillado por favor, si alguien no me lo pide expresamente yo no humillo...

10:51 pm  
Anonymous Juan Pablo said...

Perfecto Castor, me has puesto un listón en la boca.
He decidido tomar tu primer comment como un signo de admiración hacia nuestro erudito amigo.
Superado el entredicho voy a hacerte mi humilde comentario.
Iba a decirte que has tenido la sanguineidad suficiente para resolver un tema de pseudo amistad. Con frecuencia me ha sucedido mantener ese tipo de amistades por costumbre, sin permitirme advertir que el mañana debería desearse.

Ahora sí, un fuerte abrazo.

11:42 pm  
Blogger Alfredo said...

Es que el concepto "amigo" es muy amplio. Aceptamos "amigo sin mañana" como animal de compañía.
Fernando Vallejo: me encantó "La Virgen de los sicarios", pero él me cae fatal.

2:49 pm  
Blogger X'stian said...

Esperas demasiado de las amistades, Castor.
Esperas un futuro cuando a duras penas construyen un presente.


Saludos desde Rosagasario, Castor

3:48 pm  
Blogger El Castor said...

Juanpa, así me gusta, que te mojes un poco. El me considera un amigo, las dudas son mías.

Alfredo, es cierto que cada uno tiene un concepto particular sobre la amistad, a menudo se utiliza la palabra con demasiada ligereza.
Tu observación sobre Vallejo me provoca una seria duda: ¿nos puede gustar la obra de alguien que detestamos?.

7:58 pm  
Blogger El Castor said...

Xris, no sé si espero demasiado de las amistades, sí sé que vivimos en relación con los demás y por tanto una cierta preocupación por esas relaciones debe existir.

Saludos, rosarino.

8:04 pm  
Blogger Carlos Paredes Levi said...

A título personal, Castor, te comento que yo, a mis amistades, les pido ciertas excelencias éticas, al menos en lo que atañe a su relación conmigo.
En las amistades, pasa como con el amor, esperar poco, y conformarse con menos, es una tibieza. Sin embargo, no por ello nos dejamos de llevar desengaños en uno y otro campo.

10:57 pm  
Blogger Alfredo said...

Naturalmente, Castor. Uno puede admirar la obra intelectual de alguien con quien nunca saldría de cañas.

11:03 pm  
Blogger Es un Desastre... said...

(me encantaría poder aportar con un poco mas de cultura... como la que leí en el primer comentario... pero bueno, Castor, te encontraste con una lectora que te lee y te admira pero muy poco puede opinar al respecto)

Sabes qué? Te voy a hablar por mi expieriencia personal, claro está que no te lo voy a plantear como una teoría de la vida, eh?
Yo trato mucho de diferenciar entre las AMISTADES y los AMIGOS.
Las amistades, es para mí como un círculo social de confianza donde puedo moverme con libertad. Puedo encontrar entre ellas, amistades como las descriptas por vos, otra de relativa confianza para entablar alguna conversación mas o menos amena, son como "de temporada"; que duran "el tiempo necesario". Positivas algunas, otras no tanto... que te aportan su tiempo, todo lo positivo (o no) de su personalidad y despues... por cosas de la vida se van. (independiemente de la causa de su lejanía) Estas personas fueron necesarias y a veces les debemos algun buen recuerdo por el momento que llegaron a nuestra vida.
Los AMIGOS, mi querido Castor... para mi representan algo más sublime. Tienen que ver con nuestras elecciones, nuestra familia (a la que le toleramos y nos toleran absolutamente todo), nuestros afectos, nuestras virtudes y defectos... las conservo por años, algunas hasta te diría que heredadas, (los años no es una condición para llamarlos amigos) lo sentís ahi adentro Castor, en el alma... independientemente de la distancia.
Me expliqué? Estoy un poco lenta para buscarle palabras al sentimiento Castor... (y ojo! que no es la cerveza, eh?)
Muchos cariños
Laura

12:49 am  
Blogger El Castor said...

Carlos, estoy de acuerdo pero todo está un poco en función de las circunstancias, a veces hay que conformarse, pero lo ideal sería como tú lo describes.

Alfredo, quizá una novela o poesía se pueda leer al margen de la personalidad del autor. En otros textos con más componente ideológico ya sería más complicado.

Laura, creo que es fácil estar de acuerdo con tu punto de vista. Lo que tú llamas amistades son menos que amigos y más que conocidos, igual no hay una palabra muy precisa para designarlos. Podríamos hablar también de amigos íntimos y amigos simplemente, pero al margen de los términos creo que has expresado muy bien la diferencia.

Saludos a los tres.

5:34 pm  
Anonymous ESPACIO DE PUBLICIDAD. pinche aquí said...

This comment has been removed by a blog administrator.

10:32 pm  
Blogger William Leandro said...

Muy interesante este blog, les queria recomendar un nuevo sitio web que encontre para hacer nuevas amistades, en este sitio web puedes crear un perfil fotografico y mejorar tu agenda de amistades.

Para concer el sitio visita este enlace:

Fotolog

Espero les guste !.

3:03 am  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home