Thursday, November 02, 2006

Contra el olvido


"Desde junio de 1940 hemos aprendido la cólera y el odio. Hemos deseado la humillación y la muerte de nuestros enemigos (...) El odio no es una pasión caprichosa; denuncia una realidad escandalosa y reclama imperiosamente que ésta sea borrada del mundo". (SIMONE DE BEAUVOIR)


Centroeuropa, ese campo de hierro que la sangre oxidó... En el bolsillo del pantalón del cuerpo sin vida del gran poeta húngaro Miklós Radnóti se halló un papel con sus últimos poemas. "Viví en esta tierra en una edad en la que era un honor traicionar y matar (...) Borracha de sangre y escoria la nación enloqueció y sonreía ante su horrible destino". Sobrevivió al Holocausto su compatriota el también poeta y escritor Ernö Szép pero no tuvo motivos de alegrarse por ello. "Fue el nueve de noviembre cuando regresamos a casa. Pero no voy a narrar lo que sucedió al empezar el día diez. No es algo para ser escrito ni para ser creído". El veinte de octubre de 1944, a sus sesenta años, fue obligado a abandonar la casa de la calle Pozsonyi de Budapest, donde había sido hacinado junto a otros judíos, para realizar trabajos forzados en las afueras de la ciudad. Al regreso, apenas tres semanas después, se encontró con la tragedia de la muerte de sus familiares.

Hallé el último libro de Ernö Szép, "The smell of humans", en la librería situada en la hermosa Párisi udvar o Galería de París, en Budapest. En él narra los meses de desolación vividos en la casa de la calle Pozsonyi, los precios abusivos que debían pagar por obtener alimentos, las vagas esperanzas de conseguir un salvoconducto salvador en alguna legación extranjera... Describe también esas tres semanas de asesinatos, humillación y maltrato a que fueron sometidos en el campo de trabajo por los "cruz flechada", los colaboradores húngaros del nazismo.

Es sabido que no sólo fue Hitler, la Wehrmacht, su policía secreta y sus seguidores, quienes escribieron las páginas más negras de la historia de la Humanidad en pleno siglo XX. Tal como sostiene el historiador americano Robert Gellately "la mayor parte de alemanes apoyó a Hitler hasta el final" y hubo polacos, húngaros, croatas, lituanos y otros que contribuyeron o directamente protagonizaron no pocas masacres de inocentes.

Al final del texto hay una frase muy expresiva de Szép. "Todo lo que he contado aquí, si quiere recuérdelo, si quiere olvídelo". Yo he elegido recordar y a veces leo alguno de sus párrafos o los del diario de Otík Wolf, el niño que vivió junto a su familia oculto durante años en un bosque de la Silesia checa. No son lecturas agradables pero me las impongo porque me resisto al olvido. Dispongo también en mi reducida biblioteca de un ejemplar de la conocida obra de Primo Levi sobre su experiencia en Auschwitz. Lo he leído debidamente -todos deberíamos hacerlo- pero ahora permanece en su lugar, en la estantería. Me defiendo de volver a abrirlo. Su lectura me resulta demasiado dolorosa.

Pienso que Europa va consiguiendo, pese a las dificultades, la superación de su pasado y sólo al precio de no olvidar será posible superarlo definitivamente. El hombre es capaz del bien y del mal, no siempre tan fáciles de distinguir. "Ni el bien está donde la sociedad lo ubica, ni el mal es el que la sociedad denuncia" decía Buñuel. En todo caso la convivencia en democracia es importante porque nuestra libertad y nuestros derechos son respetados pero es esencial porque es el único sistema que invita al hombre a asumir su libertad y, como decía Beauvoir, en el hombre predomina el bien o el mal en la medida que asume su libertad o la niega.

8 Comments:

Blogger Patto said...

En algunas oportunidades, aveces es difícil distinguir el bien del mal, lo que para algunos puede ser bueno, para otros no necesariamente debe serlo, todo depende de la óptica que se mire, pero en este caso en particular no hay nada que justifique siquiera un atisbo de bien independiente del lente, la óptica o la vereda que lo miremos.... saludos

6:01 pm  
Blogger El Castor said...

Totalmente de acuerdo, Patto. Un saludo.

6:20 pm  
Anonymous Anonymous said...

gracias por tu comentario en "apuntes impertinentes". Estoy de acuerdo contigo, Europa irá construyendo su futuro a base de no olvidar su pasado. La memoria debe jugar su papel.
Un saludo

11:59 pm  
Anonymous El lector a la sombra said...

No olvidar y ser capaces de recordar, resistirse al olvido en la medida en que este es el viejo remedio de la miseria humana, como dijo Alfred de Musset. Recordar es un deber necesario.
En "Conclusión", la última parte de su imprescindible libro "Los hundidos y los salvados", publicado en 1986, unos meses antes de suicidarse, Primo Levi escribe: "La experiencia que hemos sufrido los sobrevivientes de los Lager nazis es ya una cosa ajena a las nuevas generaciones de Occidente, y se va haciendo cada vez más ajena a medida que pasan los años. Para los jóvenes de las décadas de los cincuenta y sesenta se trataba de cosasa de sus padres: se hablaba de ellas en familia, los recuerdos tenían todavía la frescura de las cosas vistas. Para los jóvenes de esta década de los ochenta son ya cosas de sus abuelos: lejanas, desdibujadas, "históricas". Están asaltados por los problemas de hoy, que son distintos, urgentes: la amenaza nuclear, el desempleo, el agotamiento de los recursos, la explosión demográfica, la renovación tecnológica que es frenética y a la que es necesario adaptarse. La configuración del mundo ha cambiado profundamente".
Creo que hoy, más que nunca, el recuerdo es un deber ineludible. Es una deuda moral que tenemos contraída con todas las víctimas, sea cual sea su condición.
Un saludo.

8:40 pm  
Blogger El Castor said...

Felipe, contento de saber que estamos de acuerdo.
Lector, te agradezco que te hayas molestado en comentar aquí pero lo realmente importante es tu blog cuya lectura me parece absolutamente imprescindible. Te animo a seguir.
Saludos a ambos.

11:45 pm  
Anonymous Intrínseca said...

Siempre he impulsado el cambio y me he negado al olvido, porque lo primero no se puede cuando nos gana lo segundo. La experiencia debe ser la que guíe nuestros pasos ya sea como personas, ya sea como nación, ya sea como humanidad. Como siempre, encantada de repasar tus letras y compartir tus ideas. Gracias.

5:53 pm  
Blogger El Castor said...

Intri, celebro que para ti también haya un pasado que es preciso no olvidar para evitar que se repita. Un beso.

5:28 pm  
Anonymous ana maria parente said...

Y.....Europa es trágica ,verás ahora tú que eres jóven ,que distinta va a ser la reacciòn de Europa a la crisis QUE LA POBRE LATINOAMERICA SOPORTO POR ESTAR ACOSTUMBRADA A SER COLONIA.
No te olvides que Europa es CASA CENTRAL y supongo que la gente piensa "que merece otro trato".

7:30 pm  

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home